Hello damas y caballeros…

Así como hablo mejor el zulú o el chino que español, voy leerle algunas palabras al que mi ordenador me tradujo …

Soy amoroso (enamorado) de la Santa María.

Gracias a ella viví 3 días en el lujo: una litera en la cual no dormí, no me lavé, guardé mis trajes (ropas) sucios, y comí sentado (fundado) en una esquina (rincón) de cala… un verdadero viaje tres estrellas, mejor que el Costa Concordia ya que no fluímos llegando al puerto …

Es para bromear por supuesto, porque no me gusta la gran comodidad.

Los momentos vividos con usted fueron formidables …

Soy afligido para usted señores, pero soy tinta más amorosa (enamorada) mujeres de esta tripulación que del barco:

– Sonia, mi traductora muy amada y conciliadora (José va a ser celoso)
– Edou, sobrevoltada sonriente,
– Johana a la que vi dulce y pacífica
– Y Solé bien-entendido jefe de orquesta universal tan eficaz para el bienestar de ellos todos.

Querré ser en el barco sólo con ellas …!!!

No sean frustrados señores, soy también enamorado de ustedes…: ustedes son valientes, trabajadores, en el calor, hasta aceptar subir velos(ve las) para el placer simple de turistas caprichosos …
Jamás le vi pasar cerca de mí sin una sonrisa generosa y mucha gentileza …

Quiero decir una palabra para Miguel: eres de una calma notable y concedes mucha consideración y atención en la tripulación y en sus pasajeros efímeros.

Por fin, tengo un pensamiento particular para Charlie, el campeón de skate borde …

Eres un verdadero jefe, el que se respeta parce – que siempre estás presente sobre el barco y no escondido en tu cabina.

Capaz de hacer todo, de encontrar una solución a cada problema, de aconsejar en lugar de sancionar, eres tranquilizador por tu carisma, tu sencillez para un mando seguro y unificador.
Pensamos llamar a Charlie en todas las esquinas (rincones) del barco… siempre responde, siempre da la buena consigna (depósito).

Un jefe debe saber hacer todo y dar el ejemplo : eres un verdadero jefe …

He aquí mis amigos, no soy un hombre rico, sino soy rico de haberle encontrado …