En los astilleros de Palmás de Punta Umbría (Huelva) se celebraba esta mañana, la botadura de la Nao Victoria 500. Una nueva réplica de la nave que hace 500 años dio la Primera Vuelta al Mundo con la expedición de Magallanes y Elcano, que quedará expuesta de manera permanente en la ciudad de Sevilla en el río Guadalquivir y como parte integrante del Espacio Primera Vuelta al Mundo, un centro de interpretación en el que de voz de su propio barco protagonista, se narra su impresionante gesta.

Un acto en el que junto al Presidente de la Fundación Nao Victoria, José Fernández de Cabo, asistía la Consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, Patricio del Pozo, que oficiaba como madrina de la botadura de este barco, que a las 15,30h. tras la tradicional ceremonia de estallar la botella contra su casco, tocaba por fin las aguas de la ría de Punta Umbría, tras doce meses de construcción.

La construcción de esta réplica de la Nao Victoria, llamada la NAO VICTORIA 500, es uno de los proyectos más destacados que ha llevado a cabo Fundación Nao Victoria dentro del programa de Conmemoración del V Centenario de la Primera Vuelta al Mundo, y una de las más ambiciosas actividades de ese Programa Oficial y que ha sido posible gracias a la importante colaboración de la Junta de Andalucía y del Ayuntamiento de Sevilla.

Un barco de 26 m. de eslora y 6,6 m. de manga, que arbolará 290 metros cuadrados de superficie velica. Ha sido construido durante un año por un equipo de cerca de 60 personas, entre ellos carpinteros de ribera, 14 oficiales y 18 ayudantes, dirigidos por el gran maestro carpintero, José Manuel Calvinho Gomes, rederos, veleros, ingenieros y otros oficios, con una técnica sostenible que aúna la fibra de vidrio en sus estructura, y el recubrimiento de la superestructura, equipamiento y acabados en madera de iroko, de la que se empleado 45 toneladas.

-Para seguir leyendo y galería de imágenes pincha aquí-